jueves, 6 de abril de 2017

Asilo del Salvador


A mediados del siglo XIX, nacen dos sociedades de señoras que tenían como fin acoger a las niñas huérfanas y educarlas para el servicio doméstico. Estas instituciones, llamadas Asilo del Salvador y Hermandad de Caridad, se unieron en 1859 para formar la Sociedad de Beneficencia, mientras era presidenta de ambas la señora Petrona de Lamarca. Debido a desaveniencias con las Iglesia Católica, sus primeros años no estuvieron exentos de dificultades, ya que no aceptaron los estatutos que existían para este tipo de sociedades. Así, no pudieron llegar a acuerdo primero con las religiosas de la Providencia y luego con las del Buen Pastor para que se hicieran cargo permanentemente del establecimiento, quienes debían observar una vida de acuerdo a sus votos.

En esta primera etapa construyen un edificio en Colón esquina Buenos Aires, que concentra el Asilo de niñas huérfanas, la escuela externa para niñas pobres, la Asociación para Madres Cristianas y un Dispensario de Caridad.

En 1870, la benefactora Juana Ross de Edwards asume la presidencia del Asilo y 2 años más tarde adquiere el jardín de Guimaraens ubicado en las calles Merced (Uruguay), Retamo y Las Rosas para construir una nueva edificación. Sin embargo, en 1881 es permutado por el sitio donde se levanta el edificio actual, de propiedad de la benefactora y conocido como posada del Molino.

Desde Europa, doña Juana Ross está atenta al desarrollo de las obras, gracias a las informaciones que le envía su hermano Agustín. En Francia encargó el altar, el púlpito y 2 confesionarios, además de los vitrales que sobreviven hasta hoy en la capilla. También se preocupó de diversos detalles de la construcción, como la necesidad de forrar las partes más expuestas al clima.

Un contratista de apellido Sullivan se encarga de los trabajos, los cuales finalizan el sábado 7 de marzo de 1885, con el traslado de las Hermanas de la Caridad y las alumnas al nuevo establecimiento. En tanto, el antiguo local de la calle Buenos Aires es traspasado a las Hermanitas de los Pobres, quienes fundan un Asilo de Ancianos. El día 25, el presbítero Mariano Casanova bendice la capilla, en una ceremonia que incluyó una misa cantada por las huérfanas del asilo.

Para su subsistencia se obtenía renta de una serie de casitas construidas en los alrededores. Con este fin, el 27 de mayo de 1885 la Sociedad de Beneficencia de Señoras publicó un aviso en El Mercurio llamando a ingenieros y contratistas que deseen hacer los estudios de las obras de caminos que se deberían llevar a cabo a espaldas del Asilo para habilitar esos terrenos.

Ese mismo año, la Olla del Pobre, inaugurada por Josefa Zuazagoitía de Otaegui en 1875, se instaló en el Asilo, consiguiendo además para su funcionamiento la donación de una tonelada mensual de carbón.

Posteriormente, el establecimiento quedó a cargo de las Religiosas Adoratrices, pero finalmente la Sociedad de Beneficencia decidió venderlo. Así, en 1985 es traspasado a la Congregación de Santa Marta con el fin de que fundaran el Liceo Juana Ross. Ellas comenzaron una rehabilitación completa del local, que había sido fuertemente dañado por los terremotos, reconstruyendo los edificios, ampliando los patios y remozando la capilla.
GALERÍA FOTOGRÁFICA



El Asilo del Salvador indicado en un plano de la década de 1860, en el sitio que hoy ocupa el Asilo de la Providencia.


La antigua ubicación del Asilo en 1876.



El conjunto en 1897, en la actual avenida Argentina.



Hacia 1900.



A finales del siglo XIX.


Hacia 1910.


En 1930.

En 2007.


En 1905

Funerales al interior del asilo, en 1907.



Uno de los antiguos patios.



Demolición del edificio antiguo en la década de 1980


Demolición y reconstrucción del edificio en la década de 1980.



El conjunto con la capilla al centro en 2011.



Vista desde Washington en 2016.

La capilla.





BIBLIOGRAFÍA
  • Martín y Manero, Vicente. Historia Eclesiástica de Valparaíso. 1890. Imprenta del Comercio. Valparaíso. Tomo 2.
  • Sáez Godoy, Leopoldo. Valparaíso, Lugares, Nombres y Personajes. 2001. Editorial Puntángeles y Editorial Bach-Usach.
  • Toledo, David O. Juana Ross Edwards. 2009. EUV
  • Waisberg, Myriam. La Arquitectura Religiosa de Valparaíso. 1992. Editorial Universidad de Valparaíso. Segunda Edición.
  • García Fernández, Raúl. Valparaíso Intrahistoria. Inédito.

  • Diario La Unión. 1885
  • Diario El Mercurio de Valparaíso. 1885


No hay comentarios: